martes, 23 de enero de 2018

Un día de peluquería

Hace unos días tuve que ir a cortarme el pelo a una peluquería. A mí no me agrada eso de tener que ir a cortarme el pelo porque, por norma general, suele ser una gran pérdida de tiempo. Y esta vez, también lo fue. No obstante, esta vez ocurrió algo distinto.


Estaba esperando mientras miraba cómo las señoras iban pasando por el tinte. Suelo ir siempre a la misma peluquería pero esta vez tenía tantas cosas que hacer, que la espera me estaba matando y decidí pensar en mis cosas.

Pero no era posible, mucho ruido de secadores y de gente que habla más alto de lo normal. Me estaba fijando en todo, en cosas que ya me había fijado con anterioridad pero que esta vez hubo algo que hizo click en mi cabeza.

En la peluquería a la que voy, las señoras cuando quieren ponerse un tinte, si no es la primera vez que se lo ponen ahí, el/la peluquer@ coge un archivado con trozos de papel/cartón ordenados, supongo, por orden alfabético y van buscando hasta que encuentran el nombre en cuestión. Os recreo la situación.

-Peluquer@: ¿Cuáles son sus apellidos?
-Persona: Villa Alcaide, María
-Peluquer@: [buscando en el archivador hasta que lo encuentra]

Me hizo gracia porque en shellscript hay algo muy parecido con un for $linea in $(cat archivo.txt) en el que se va leyendo línea a línea el archivo. Tras esto, yo ya me puse a pensar qué comandos escribiría para encontrar el nombre.
Bueno, sin duda, lo que haría sería algo como 
read -p "Dígame sus apellidos: " apellidos
grep $apellidos tintes.txt 
 Eso sería bastante rápido, se tardaría muy poco.

Eso pasó por mi cabeza, pero yo seguía pensando en cómo optimizar esta tarea para tardar menos tiempo, ya que parece una tontería, pero en una peluquería donde hay esperando 6 personas y sólo hay 2 peluquer@s, que 1 de los peluquer@s se tire de 1-3 minutos buscando qué tinte corresponde a cada cliente, es una pérdida de tiempo que ante mayor número de clientes que quieran echarse un tinte, la espera irá creciendo y creciendo y los clientes se irán impacientando; incluso alguno se podría ir. Así que mi pregunta era ¿Cómo optimizaría esto yo? 


Lo primero que haría sería crearme una base de datos donde la llame primaria sea el DNI, ya que utilizar los apellidos como query, es bastante ineficiente, ya que pueden existir 2 personas con los mismos apellidos [casos de herman@s], pero es que incluso pueden existir 2 personas con el mismo nombre y los mismos apellidos, aunque es bastante improbable que esas 2 personas con el mismo nombre y apellidos estén en la misma ciudad y vayan a la misma peluquería, pero podría pasar.

A continuación crearía una aplicación web, ya que puede ser que el equipo de la peluquería puede que no sea muy potente ni tenga muchos recursos, por lo que lo mejor sería montar una aplicación web sobre el localhost y que se conecte a la base de datos y dada la consulta generada en el <input type="text" name="dni"> se envíe a la base de datos en la variable $consulta=$_POST['dni'] y busque coincidencias. Por supuesto, sólamente tendría que encontrar un resultado.
Si se usa el DNI como factor de búsqueda es porque el dni lo suele tener todo el mundo a mano y además no pueden existir 2 dnis iguales, por lo que así reduces el tiempo de búsqueda [no llega ni a 1 segundo] y además evitas la redundancia. Y es que podríamos estar ahorrando entre 1 y 3 minutos por cliente.

                                                t=ßn

Podríamos decir que el tiempo de espera [t] es el equivalente del producto del tiempo de búsqueda del historial del cliente que quiere echarse un tinte [ß] y el número de clientes [n]. Supongamos que el tiempo de búsqueda es de tan sólo 25 segundos por cliente, entonces, suponiendo que estén 8 horas y en cada hora entren 6 clientes nuevos, tendríamos que la espería sería de...


 20 minutos en buscar. De una jornada de 8 horas, 20 minutos se les estaría dedicando a, solamente, buscar qué tinte tiene un determinado cliente. A esto se le tendría que añadir el tiempo que se tarda en poner un tinte a una persona. 20 minutos pueden parecer pocos, pero ya os digo que en esos 20 minutos se pueden hacer muchas cosas.
Ahora supongamos que con nuestra base de datos, se tarda 1 segundo por búsqueda. Pues bien, en 8 horas, el tiempo que se le habría dedicado a la búsqueda de qué tinte tiene un determinado cliente, es de 48 segundos, que no llega ni a un 1 minuto. Para simplificar cálculos, estamos ganando 19 minutos por día para hacer otras tareas. Por ejemplo, a mí tardan en pelarme 10 minutos, pues en ese tiempo de espera podría cortarse el pelo 2 personas como yo, por lo que la espera sería menor.

Rápidamente me di cuenta de otro problema. Hay clientes que no siempre quieren el mismo tinte y deciden cambiar. Eso es un problema, ya que el/la peluquer@ tendría que sacar la paleta de los números de tintes y ponérselos al lado del cliente para que vaya viendo cuál le podría quedar mejor, pero claro, en esa tabla hay un mechón que los clientes comparan con todo su pelo; eso es ineficiente. Yo propongo una solución sencilla, elegante y divertida.


Creo que es conocido por todos que tanto Instagram como Snapchat utilizan varios filtros que te cambian la voz, la cara y...wait for it...¡EL PELO! Yo he hecho la prueba con Snapchat, y tienen un filtro que te cambia el pelo por lo que véis en la foto, pues bien, esto funciona porque en nuestros teléfonos móviles tenemos una Inteligencia Artificial que ha recibido una gran cantidad de datos [caras de humanos en este caso] y que gracias a esos datos, ha sacado sus propias conclusiones sobre las proporciones de una cara humana y así poder utilizar esos parámetros para ponerte esos filtros que tanto gusta a la gente.

Yo no veo problema alguno en el que en esos grandes espejos que hay en las peluquerías, los espejos tuviesen una inteligencia artificial que puedieses activar con un botón en el lateral por ejemplo [para que no vaya cambiando el pelo a todo el que pasa] y que en sus filtros tuviesen ese catálogo con los tintes, así el usuario se lo vería al instante cómo le quedaría y podría tener una primera imagen del resultado final y no esa cosa tan cutre de ponerse al lado de su pelo un puto mechón con un tinte. Hemos sido capaces de hacer que una IA cambie nuestra voz, el tamaño de nuestra boca,etc. esto es igualmente posible por el simple hecho de que ya lo tenemos tal y como demuestro en la última foto.

Además a la gente le podría llamar la atención ese smart-mirror with AI y podrían ir a la peluquería nada más que para ver cómo funciona y ya de paso aventurarse a un cambio de look.

Pero esto que propongo con los tintes, sería lo mismo con cortes de pelo, por ejemplo, así ahorramos tiempo en la decisión del cliente[el cuál estaría viendo el resultado final y así saber cómo le quedaría cada uno] y por tanto, terminaríamos antes con el cliente y la espera de los demás clientes se reduciría prácticamente al tiempo de corte, lavado y/o tinte, es decir, el tiempo de espera dependería de la agilidad del peluquero. Esto para gente ocupada es lo mejor.

En la segunda parte de esta entrada, os comentaré qué ventajas podría tener para el dueño de la peluquería, que se invierta en innovación tecnología, una innovación como con la que he teorizado.

¿Hackeamos el Mundo?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entrada destacada

El server me sabe a poco.

Soy un fanático del Rock y de Debian . (Creo que voy a inventar Rockbian, que suena bien y todo xD) Llevaba tiempo queriendo unir estos 2 c...