miércoles, 23 de agosto de 2017

Invierte en artistas o muere

Dispongo de una mente puramente científica, trato de parametrizar todo, a todo trato de buscarle un patrón. Me encantan las Matemáticas y la Física. A estas ramas, las llamo mi hobby personal y a la Informática, la llamo la aplicación de mi hobby. No obstante, hay un grupo al que respeto mucho más que a los científicos. Los artistas.



Respeto muchísimo todos los tipos de arte, pero eso sí, el arte de verdad, no a lo que llaman arte algunos locuelos. Desde siempre me ha gustado mucho el arte, creo que en parte se debe a mi aficción por los cómics y la lectura, y desde ahí, me interesó mucho pintar-aunque no lo haga muy bien-. A partir de dibujar, siempre me llamó la atención las esculturas griegas y los monumentos.

Tal fue mi pasión por las esculturas y monumentos, que aprendí Bases de Datos para tener una ficha de cada monumento. Me acuerdo que aprendiendo el modelo entidad-relación-empecé a aprender bases de datos a los 10 años más o menos- me acuerdo que ponía: Nombre;Año creación, Cultura, Siglo, Lugar.

Es más, me acuerdo que quería hacer un videojuego de ordenador que tratase en adivinar el monumento en base a esos datos, a excepción del nombre por supuesto.

Por supuesto, con esa edad, más o menos, ya daba Música en clase y recuerdo que me apasionaba la Música. Me resultaba impresionante que de unos simples objetos, al frotarlos, golpearlos y al soplar, emitiesen un sonido que, en combinación con otros, hacía una melodía. 

El que más me fascinaba era el Violín. La Guitarra. Me molaban los instrumentos de cuerdas. En el caso de la Guitarra, empecé a escuchar música Rock, y la Guitarra eléctrica me tenía enamorado. Pero el Violín era clásico, elegante y bello. A día de hoy, estoy tratando de aprender a tocar este instrumento, pero soy muy torpe.

Mi pasión por la Música seguía, y recuerdo que me enfadé bastante cuando en 3º de ESO, ya no se daba Música y pedí explicaciones. Me gustaba estudiarla, y por aquellos años, ya empecé por mi cuenta a aprender Física y empecé a entender un poco más por qué salían los sonidos que salía.

Cuando aprendía el tema de las ondas en Física, la Música me atrapó mucho más y me descargaba canciones de todo tipo para ver las amplitudes de sus ondas, su frecuencia y su longitud de onda. Los viernes y sábado por la noche, en vez de salir con los amigos como hacían la gente de mi edad, me quedaba en casa leyendo y analizando las ondas sonoras de canciones y tratar de averiguar sus notas musicales en base al cálculo previo de sus frecuencias.


Hacía de todo con las canciones. Incluso me descargaba cómo sonaban las notas por separado en los distintos instrumentos y comparaba cómo eran las ondas de cada nota en esos instrumentos y en el diapasón. Veía la diferencia y me fascinaba aún más y eso que no había terminado la ESO aún.

Me gustan todas las variantes de arte, pero sin duda, la que más, es el arte de la Música. Sin música no sería nada ya que me hubiese vuelto loco. No os miento si os digo que de las 20-22 horas que estoy despierto, si estoy en casa, estoy todo el día escuchando música. Si salgo a la calle, me pongo los cascos y comienzo a caminar o miro por la ventana del autobús mientras reviento Spotify-Sí, voy a todos lados andando o en un mal caso, en autobús, no tengo coche ni quiero; y si tengo que viajar, pillo el tren-.

Siempre que he tratado hacer lo que hago normalmente, pero trato de hacerlo sin escuchar música, me doy cuenta de que me gusta muchísimo más.

Por esto mismo, quise estudiar precisamente por qué amamos tanto la música, y la idea general es que cuando escuchamos música, no ejercitamos una zona específica del cerebro, sino que es una tarea conjunta formada por muchas partes del mismo. Más concretamente, cuando escuchamos música, se nos activa una parte del cerebro llamada Núcleo Accumbens y que se conecta con el Hipocampo, que es el campo relacionado con la toma de decisiones, y con la Amígdala, encargada de las respuestas emocionales. Mientras escucha música, el cerebro se ve inundando por una sustancia que se llama Dopamina, que es la hormona de la recompensa, y es que cuando encontramos el patrón correcto, nuestro cerebro quiere una recompensa, y de ahí que se origine esa hormona. Por eso mismo, nos gusta cambiar de canciones y no escuchar siempre lo mismo, ya que sino, nuestro cerebro se acostumbra, y no se emociona demasiado. Por eso cuando parece que estamos hartos de una canción, la dejamos de escuchar por una semana y la volvemos a escuchar, parece que nos gusta más.

Esta hormona, se genera también con el sexo o las drogas, es decir ¡Escuchar música puede ser adictivo! Y así expliqué por qué estoy todos los días, a todas horas escuchando música.

La música tiene un gran efecto en el cerebro, es más, yo considero que los que disfrutan de verdad de la música y los que saben tocar instrumentos y cantar, son personas muy inteligentes por el simple hecho de que saber tocar instrumentos y cantar hace que el cerebro tenga que realizar conexiones distintas y coordinar oído, con manos, voz y toda esa información recibirla, almacenarla y procesarla para actuar en consecuencia, subiendo, bajando o manteniendo el tono.

Toda la gente que conozco que sabe tocar instrumentos y/o canta, son gente diferente. Tienes unas habilidades tremendas de aprender de forma autodidacta. Tienen una gran capacidad de resolver problemas muy complicados, ya que están acostumbradas a mejorar en cante o en cómo tocar un instrumento casi que de oídas sin muchos más datos. Son personas muy completas.

Sus habilidades son increíbles, sobre todo, esas personas que cantan, tocan y encima, interpretan. Son estas personas las que yo llamo las Personas Top ya que disponen de las habilidades que yo considero más importantes en una persona. Estas personas, tienen interiorizados conceptos bastantes complicados de Física y Matemáticas y lo hacen de forma que parece sencillo. Tienen asimilados conceptos como la frecuencia de una onda y qué hacer para sincronizarse con ella. A lo mejor les preguntas, y no saben muy bien definirlo, pero es como si te dicen "¿Cómo respiras? o ¿Qué es respirar?".

Por estas habilidades, yo pienso que es algo obligado invertir y apoyar a los artistas, sobre todo a los músicos. Por no hablar de los cantautores, esa gente tiene mi respeto ahora y siempre. La vida no sería la misma sin ellos y creo que no lo estamos premiando, los estamos castigando cada vez más. No les estamos dando las suficientes oportunidades, y cuando se las damos, es para que compitan entre ellos.

Hay mucha gente con mucho mucho talento ahí fuera y a la que no se le da oportunidad alguna para tener a los mismos de siempre ahí. Uno de mis proyectos es invertir y crear una Escuela de Música para acoger a músicos o aprendices de músicos para darles la oportunidad que necesitan, ya que sólo necesitan una oportunidad para comerse el mundo por su capacidad de trabajo y de resolver problemas y sus grandes aptitudes  y habilidades.

Por favor, si tienes la oportunidad de invertir o apoyar a artistas, sobre todo Músicos, hazlo, el mundo irá mucho mejor. Necesitamos gente que transmita mucho al compás del 4 por 4, que enamore, que nos haga llorar, saltar de alegría, que nos ponga nostálgicos, nos haga vibrar y temblar con una canción, con una mísera canción que puede cambiar tu día o incluso tu vida aportándote una gran filosofía.

¿Armonizamos el Mundo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entrada destacada

El server me sabe a poco.

Soy un fanático del Rock y de Debian . (Creo que voy a inventar Rockbian, que suena bien y todo xD) Llevaba tiempo queriendo unir estos 2 c...