miércoles, 22 de febrero de 2017

La inseguridad humana

Sin duda alguna, la gente actúa en Internet tal y como actúa en la calle. Eso es algo que no creo que ninguna persona lógica niege ¿Por qué iban a actuar en la calle de una manera y en Internet de otra? ¿Acaso no es Internet una calle más? Bueno, pues el ser humano es especial, lo mismo es especialmente tonto, pues contrario a la física, en vez de regirse por el Principio de Mínima Acción, que es el que indica que los sistemas físicos se pueden mover de muchas formas, pero sólo lo hará de la forma más sencilla; nosotros, los humanos, los en teoría seres más inteligentes, cuando lo fácil y lo sencillo sería actuar en todas las calles igual, vamos, y actuamos no diferente; MUY DIFERENTE.


¿Acaso le dirías a cualquiera en la calle física tus datos personales? ¿Acaso irías tú, que eres muy valiente, insultarías en la calle, cara a cara a alguien corriendo el riesgo de que te pegase? Pues la gente, actúa en la calle física de una manera totalmente distinta a como actúan en la calle virtual, digital.

Esto, es ilógico y a cualquier científico serio le perturbaría. Por ejemplo, Albert Einstein pensó y le perturbó cómo la física de Sir Isaac Newton afirmaba que la luz no viaja a velocidad contínua, pero la Física de Maxwell afirmaba lo contrario con sus teorías del electromagnetismo. Albert Einstein vio ese comportamiento ilógico y le puso una brillante solución. Si vemos algo incorrecto, hay que corregirlo.

No hace falta que os diga-si seguís el blog- que la gente no diría sus datos personales a cualquiera en la calle física, pero en cambio, da cualquier dato a cualquier servicio de login que le pida su usuario, contraseña, tarjeta de crédito, pulsaciones, tamaño de pen...ya me entendéis. No obstante, quiero analizar el comportamiento más básico de los humanos en base a una vivencia personal que me ocurrió el pasado viernes.

Yo el pasado viernes, como mis último viernes, voy a una Protectora de Animales no humanos. En la Protectora, hay perros y gatos que han sido maltratados por los sinvergüenzas de sus dueños. No hace falta que os digan cómo maltrataban a estos seres inocentes y tampoco hace falta que os diga que estos perros y gatos tienen motivos de sobra para no volver a confiar en la especie humana. No obstante, estos perros y gatos muestran su aor y su perdón; pues la inmensa mayoría se acercan sin problemas a cualquier humano a pesar de tener motivos de sobra para no acercarse nunca más a ninguno de nosotros.

Pues el viernes pasado, mientras me dirigía a casa después de estar en la Protectora y mientras caminaba pensando en mis cosas, me encontré con un grupo de personas a los que conocía a todos menos a uno. A ese grupo de personas los conozco desde hace algo más de 2 años y hace 2 años más o menos, fui con la gran mayoría de los que me encontré a Jerez a un Festival de Cómics llamado MangaFest. Eso en mi es raro y necesito estar bastante cómodo con alguien para ir a un determinado sitio, es decir, como me sentía cómodo con ellos, no me importó ir con ellos a ese Festival. Pues bien, me encuntré con la mayoría de ese grupo de personas con los que fui-faltaban 3 personas-. A ese grupo los conocí gracias a una determinada personas con la que tuve una relación de amistad, amorosa ¿qué os importa? Mi relación con esta determinada persona terminó. A pesar de esto y de haber conocido a ese grupo gracias a esa determinada persona, me acerqué a saludar; pues yo tuve un problema con esa determinada persona, no con ese grupo de personas a los que nada les hice y nada e hicieron; teníamos motivos de sobra para saludarnos todos y mantener aunque fuese una conversación de escasos segundos.

¿Qué ocurrió? os preguntaréis. Lo que ocurrió fue que me acerqué a ese grupo, les extendí la mano y de 4, me devolvieron el saludo y el apretón de manos 2 y al tiempo de estar yo con la mano extendida. Posteriormente les pregunté para ser cordial "¿Qué pasa, tíos, aquí que habéis salido de casa no?". Obtuve respuesta de los 2 que me estrecharon la mano. Su respuesta fue afirmar con la cabeza, 0 palabras. Además obtuve también respuesta de otra persona del grupo con la que también fui a Jerez; me dijo amenazantemente y bordemente "¡Sí!". El tono era de decir "Sí, vete ya que no nos importas una puta mierda". Yo aún así aguanté unos 20 segundos más para ver si me respondían todos a la pregunta que les hice y ellos me contaban su vida y poder preguntarles yo que cómo les iba y posteriormente ellos me preguntasen que cómo me iba a mi. No obtuve respuesta. A lo que me fui. Yo aguanté precisamente para ver qué hacían y cómo se comportaban y se comportaron como unos impresentables y unos sinvergüenzas.

Recapitulemos. Unas personas a los que nada se les ha hecho a ellos, no responden y no se acercan a ti cuando no tienen motivos. Perros, gatos y cualquier no humano con motivos de sobra para no acercarse a nosotros, sabe perdonar, amar y se acerca a nosotros ¿Y somos los humanos los más inteligentes, los más evolucionados y los que distinguimos el bien del mal? 

¡Y UNA MIERDA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entrada destacada

El server me sabe a poco.

Soy un fanático del Rock y de Debian . (Creo que voy a inventar Rockbian, que suena bien y todo xD) Llevaba tiempo queriendo unir estos 2 c...