jueves, 4 de febrero de 2016

¿Y el gorro?

En el Blog anterior, ya conté la historia del por qué llevo gorro, ya que muchos empezaron a pensar malamente, y no amigo, primero infórmate, luego habla. Pero en ese post, no lo expliqué del todo porque en aquel momento me daba un poco de vergüenza contarlo del todo.


Y es que a este trozo de lana, le tengo mucho mucho cariño, tanto cariño, como que siempre lo tengo en mi mesita de noche, sea la estación que sea, siempre en mi mesita de noche, que es la misma que la mesa de trabajo; en verano, ahí está, en invierno, también. Además, antes de dormir, siempre pongo el gorro en mi mesa si es que por cualquier caso no estuviese, y al lado, el móvil y el ordenador.

Y es que para mí no es sólo un trozo de lana que se pone en la cabeza, es un regalo de un familiar muy querido para mí, mi abuelo. Y es lo que sirve para acordarme de él. No es sólo un trozo de lana, es un recuerdo.

Pero para los vídeos sobre seguridad informática , alguna charla y para seguridad informática en general, me lo pongo por varios motivos:

El primero es por el valor sentimental, y es que lo he intentado, he intentado dar charlas o grabar vídeos sin gorro, pero cuando por lo que sea, no me encuentro bien de ánimos, se me nota que estoy muy apagado; pero con el gorro, me encontraba lo suficientemente bien, como para hacer chistes y sonreír y que no estuviese tan apagado, es como mi generador de fuerza, porque es así, me da fuerza para seguir un poco más adelante e intentar cosas.

El segundo, es que cuando empecé a interesarse por la seguridad informática, yo no tenía referencia de ningún hacker español, sólo americanos, extranjeros. Y el primero al que conocí, fue al grandísimo Moxie Marlinspike.


Y claro, no paraba de hablar de él, y los que estaban a mi alrededor, veían a Moxie-más a sus pintas que a Moxie- y que yo quería ser hacker, y se imaginaban que acabaría o debajo de un puente o en la cárcel, y si no, por lo menos tendría las pintas de un ex-carcelero o un vagabundo, y claro, yo para hacer la coña, me puse el gorro, POR PRIMERA VEZ PARA LA SEGURIDAD INFORMÁTICA. Y mientras, yo seguía a tope con Moxie.

Después quise conocer a hackers españoles, y di con Bernardo Quintero y su Una al día. Y me enamoré de lo que publicaba, y empecé a leer y leer lo que publicaba. Me gustó tanto, que en cuestión de una semana y algunos días más, me leí sus Unas al día por completo. Aunque cabe decir que estábamos en el 2012, y él llega haciendo una noticia de seguridad al día, desde...EL 1998.

Otro motivo es porque me dijeron que se podría ganar mucho dinero, algo que en aquel momento, no me interesaba mucho y ni me interesa ahora, ya que estoy más centrado en aprender cuanto más mejor. Pero claro, yo seguía con la coña y decía "Puedo ganar mucho dinero y mira qué pintas con el gorro, que parezco un vagabundo y me puedo forrar con estas pintas". Pero la tontería ya se me quitó con unos pocos de golpes con un bate de beísbol en la cabeza....no, es broma; no fueron unos pocos golpes.

Así que yo tenía mi sello personal, el gorro, que me acompañó desde el 2008, cuando tenía 10 años -el gorro lo recibí con 6-. Y yo ahí, entre coñas y bates de beísbol.

Así que eso ha sido todo, ya sabéis lo importante que es para mí el gorro y por qué me lo pongo para charlas  vídeos sobre seguridad.

Aunque también, últimamente, además del gorro, me acompaña una camiseta que me regaló la que fue mi primera novía, que si veis mi vídeo sobre "El tag Navideño" sabréis cuánto cariño le tengo a mi primera novia, aunque a día de hoy, el sentimiento, por desgracia, no sea mutuo.

Pero esta camiseta, está siempre colgada en mi puerta, ya que para mí, tiene también un gran valor sentimental, diría, que casi tanto como el gorro.



Soy muy ñoño para estas cosas, lo sé, me gusta guardar recuerdos de gente  la que quiero hoy en día, y esos recuerdos, me gusta tenerlos cerca de mí. Además, de la que ha sido, mi primera pareja, también tengo en una de las estanterías, un elefante de peluche que me regaló ella-la historia de por qué un elefante, ya la contaré en otro post-. Pero también tengo este cariño a este peluche y que tengo en una de mis estanterías.


Ahí está el elefante, junto a cosas de Pokemon y junto al que es el mejor jugador del mundo, Raúl González Blanco.

Hasta la próxima Malvados!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entrada destacada

El server me sabe a poco.

Soy un fanático del Rock y de Debian . (Creo que voy a inventar Rockbian, que suena bien y todo xD) Llevaba tiempo queriendo unir estos 2 c...